Soluciones Renovables

Soluciones Renovables

Hoy en día, cuando escuchamos las palabras fotovoltaica, energías renovables o panel solar, automáticamente nuestra mente nos lleva a pensar en ahorro. Está claro que la energía renovable está a la orden del día. En la propia prensa y televisión puedes darte cuenta de que cada vez son más los anuncios publicitarios destinados a esta práctica.

Ahora bien, hay vida mas allá de ahorrarse unos euros en la factura de la luz o de producir tu propia energía y mostrarlo con orgullo a tus vecinos.

Las energías renovables tienen el poder de mejorar vidas. Esto es así de claro y puede que suene incluso un poco pretencioso, ¿verdad? Pero es cierto y si sigues leyendo no creo que haya nadie que al final del post pueda rebatirlo.

Día a día, en mi trabajo, estoy constantemente buscando soluciones a través de la Energía Renovable para cientos de casos diferentes uno del otro. Hay infinidad de instalaciones aisladas buscando que alguien aporte la mejor solución.

Entendemos por instalación aislada, para el que no esté puesto en la materia, aquella que carece de energía eléctrica, por la razón o motivo que sea.

Por ejemplo, imaginémonos una casa en lo alto de una montaña en la cual no es posible llevar tendido eléctrico, pero sus huéspedes necesitan cocinar, iluminación y cubrir cualquier necesidad básica. O un poblado en el centro de África, donde aún hoy en pleno 2021 resulta inviable encontrar un punto de conexión.

Es aquí donde el poder de un panel solar, una batería de acumulación o un aerogenerador se magnifica y adquiere una importancia capital.

Aquí ya no buscamos rentabilidad, ni que la compañía eléctrica nos compense la energía generada y vertida a la red. Aquí lo que buscamos, o mejor dicho, lo que necesitamos, es suplir una carencia de la manera más eficaz posible.

Podría poner multitud de ejemplos que conozco de primera mano donde gracias a este tipo de energía se ha conseguido mejorar el confort de una vivienda, conseguir la electrificación en una comunidad rural en Venezuela o dar servicio a una estación meteorológica en Islandia.

Estos casos anteriores pueden parecer muy diferentes pero en todos se repite una misma situación, se ha detectado una necesidad energética para un fin concreto y la Energía Renovable ha sido la encargada de solucionar la papeleta. Así de simple y de complicado a la vez.

Con todo esto pretendo hacer ver el poder que tiene nuestro sector y la importancia de su práctica en diferentes situaciones, que van más allá de cómo he dicho al principio, el fin económico que mueve estas instalaciones hoy día.

Otro punto a tener en cuenta es cómo dimensionamos este tipo de instalaciones. Aquí la exigencia es máxima y cualquier fallo o cálculo mal planteado puede llevarnos a una situación embarazosa. Como hablábamos la semana pasada en el post «El autoconsumo barato, sale caro» es de vital importancia (aún mas si cabe) ponerse en buenas manos.

Los materiales empleados deben de ser de primerísima calidad. Solo así nos podremos ahorrar futuros quebraderos de cabeza y revisiones o sustituciones en destinos que, por lo general, no son de fácil acceso.

Ejemplo de instalación Aislada Mixta Solar-Eólica

Está claro que las Energías Renovables forman parte de nuestra vida y que en muchas ocasiones pasan por ser la mejor opción. Esto hay que ponerlo en valor para que se siga hablando de Soluciones Renovables y no se caiga en el error de entender estas instalaciones como un mero producto financiero.

Si tenéis casos relacionados con el artículo de hoy podéis compartirlos en comentarios.

Saludos y hasta el próximo lunes!

Esteban G Pascual ☀️

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

contacto@loslunesalsol.es